Recetas de leche frita

Leche frita: casera y fácil

Leche frita casera

Este postre dulce (pero no empalagoso) tiene un toque del delicado sabor de la nuez moscada. Es crujiente por fuera y suave por dentro.

Y lo mejor de todo es que puedes hacerlo en tu propia casa de una manera muy sencilla. Porque aunque parezca muy complicado, sólo tienes que conseguir la textura ideal de la masa, ni muy gorda que sea un mazacote comerla, ni muy líquida que se rompa.

Leche frita casera

Que no te gusta el toque de nuez moscada, pues puedes sustituirlo por canela molida, o azúcar avainillada. Y el resto lo puedes ir improvisando con lo que le quieras añadir para darle sabor.

El la preparación de la masa tardas 15 minutos, después tienes que dejarlo enfriar unas horas, y solo queda cortarlo y rebozarlo. ¡No hay que usar el horno! Por fin una receta dulce sin horno.

Ingredientes para 8 porciones:

  • 125 gr de azúcar blanquilla
  • 83 gr de Maicena (harina de maíz)
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 3 tazas (690 ml) de leche entera
  • 1 cucharada de mantequilla o margarina
  • 1/4 cucharadita de cáscara de limón rallada

Ingredientes para el empanado:

  • 2 huevos, bien batidos
  • 3/4 taza pan rallado
  • Aceite de girasol
  • Azúcar en polvo o canela molida, si se desea

Modo de elaboración de la leche frita casera:

  1. Junta en una olla el azúcar blanquilla, la Maicena y la nuez moscada. Poco a poco vierte la leche y enciende la vitrocerámica a una temperatura alta.

  2. Revuelve constantemente para evitar que se pegue hasta que empiece a hervir. Retíralo del calor y agrega la mantequilla y la ralladura de limón.

  3. Necesitas que la masa tenga una consistencia semi líquida pero firme, como la crema pastelera. Una vez conseguida, extiéndela uniformemente sobre un recipiente cuadrado de unos 20 x 20 centímetros y que sea un poco alto.

  4. Déjalo que enfríe a temperatura ambiental al menos 3 horas hasta que esté firme.

  5. Una vez que esté fría, córtala en cuadrados de 5 centímetros usando un cuchillo mojado.

  6. Prepara dos platos para el empanado, uno con el huevo bien batido y el otro con el pan rallado. Sumerge primero el trozo de masa en el huevo batido, y luego cúbrelo con el pan rallado por completo.

  7. Calienta el aceite en una sartén honda y fríe unos cuantos cuadrados a la vez. Retíralos cuando que estén dorados a un trozo de papel de cocina. Haz lo mismo con el resto de la masa hasta terminarla.

  8. Deja que enfríen por completo y después decóralos con azúcar glasé o canela en polvo por encima.